10 + 2 ideas de trabajo e inversión que puedes hacer en Venezuela (sin tener que llorar cada 30 días)

Compartir:

Porque todos comenzamos de la misma manera. Y los que no han comenzado, lo harán así.

Pasamos 2 semanas durmiendo más tarde de lo normal. Las ojeras se nos marcan hasta en el documento de identidad, y sentimos una mezcla de ansiedad con orgullo, porque creemos en lo que estamos haciendo.

¿Y qué es eso que estamos haciendo?

Lo que todos hicimos. Lo que muchos harán.

Colocarse frente a la computadora (ordenador, tío), y comenzar a buscar en Google todo lo que nos ayude a ganar dinero. ¿Cómo hacer para ganarlo? ¿Cuáles son las ideas de negocios que puedo empezar ahora? En fin, un manojo amplio de ideas y fórmulas (algunas mágicas, otras reales).

Al final, pasa lo de siempre.

¿Y qué es lo que pasa siempre?

Nos quedamos estancados en el mismo lugar. Nos abrumamos por tanta información.

La mayoría de las veces esta información es contradictoria.

Por un lado nos dicen: “Mira que con esta idea tendrás tanto dinero como para comprar la Mansión Playboy”.

Por el otro lado te van diciendo: “Mira que si inicias este negocio estás condenado al fracaso”.

¿Y sabes qué es lo peor?

Que ambos sitios tienen razón. Porque lo que vale no es la idea (que la mayoría son buenas), sino la puesta en escena. La voluntad que tengas para hacerla funcionar, la disposición que tengas para aprender.

Lo que estés dispuesto a sacrificar para que tenga éxito. Porque lo quieras o no, hay un precio a pagar.

¿Has visto las novelas que realizan en Miami? Son de televisoras mexicanas, pero hechas en Miami. ¿Te has dado cuenta que siempre el argumento es el mismo? Siempre la protagonista es una sirvienta de clase baja; el protagonista es el que contrata a esa sirvienta; hay una escena en donde alguien dice: “Sí, soy tu madre”. ¿Te has dado cuenta de que siempre hay mucha gente viendo cada “nuevo” estreno? La idea es una mierda. Y lo sabemos todos. Pero tienen éxito porque la puesta en escena mantiene a todo mundo enganchado.

Sin ánimos de ofender a los que trabajan en esto. Que la culpa la tienen los guionistas.

Pero siguiendo con nuestro tema.

Compartiré contigo 10 ideas para emprender +2 ideas completamente explicadas para que inicies hoy mismo.

Hoy vengo en plan de listado. Antes de empezar a trabajar en lo que trabajo, tuve que leer más de un mes en muchísimas páginas web. Típicas listas de “Mil ideas para volverme fuck millonario de la noche a la mañana”.

Cuando acababas de leer, quedabas peor que como empezaste.

Por eso, mi intención en esta lista (y primer artículo de mi blog –que los hostings anteriores me han dejado mal, en la calle,…-), es proporcionar ideas que puedas realizar ahora mismo, mientras lees este artículo. La idea es que lo puedas compartir con un amigo o familiar que quiere (o que tú sabes que necesita) emprender algo por su cuenta.

Lo necesita porque la insatisfacción, el estrés, la rutina o la inflación lo tienen al borde del suicidio.

Pero no de ese suicidio trágico que ahora es tan frecuente.

Sino de ese suicidio donde asesinas tus sueños y te conviertes en un borrego más.

En otro que prefiere malgastar su vida (como si tuviéramos veinte eternidades) haciendo algo que no disfruta. En lugar de mandar todo al quinto carajo, armarse de voluntades, y hacer algo que sí quiere.

Y aunque el listado está enfocado en personas de mi país, es aplicable para cualquiera. Porque tenemos más en común de lo que creemos.

Comenzamos.

Antes de comenzar: para emprender (lo que sea), necesitas alguno de los 3 tipos de recursos vitales. Tiempo, Energía o Dinero. Al menos uno. Si tienes dos, no tienes excusa. Si tienes los tres, ¿cómo es que ya no tienes algo por tu cuenta? Con que tengas uno, podrás fácilmente conseguir los demás.

Ahora sí, ¡vamos a ver qué ideas son las que son!

#1 – Tutorías

Uno de los mercados donde siempre habrá mayor demanda que oferta es en la educación. Claro, no cualquier oferta cubre la demanda.

Si eres profesor (sobre todo universitario), o tienes especialización en algo (sin importar si tienes título o no), puedes hacer un ingreso regular como tutor.

Las tutorías se pueden realizar online; bien sea por Skype y promocionando tus servicios a través de foros especializados. Pero también mediante plataformas de educación en línea (e-Learning), que te cobrarán una comisión pero donde tendrás acceso a una audiencia mucho mayor.

¿Qué necesitarás?

Primero, necesitas conocer tu mercado ideal. ¿Qué te gusta hacer? ¿En qué tienes mayor especialización? Si eres profesor de idiomas, tienes mucho campo hecho.

Hoy en día la necesidad de aprender un nuevo idioma está en crecimiento.

Pero, si tienes conocimientos profundos en alguna carrera práctica, como reparación de aires acondicionadosmecánica automotriz, puedes hacer cursos en línea acerca de programas de repáralo tú mismo, o similares.

No te imaginas las gente que está buscando alguien que les ayude a aprender. Que les enseñe a hacer las cosas por cuenta propia.

Importante: en algunas plataformas ganarás en dólares, que creo que te servirá para decantarte por esta opción. Necesitarás una cámara web.

#2 – Traducción

Una persona que sabe dos idiomas (o más), es una mina de oro en la actualidad. En el caso estrictamente venezolano, son muchas las empresas internacionales que quieren hacer negocios o están haciendo negocios en el país; y necesitan un trabajador bilingüe.

A veces, para tareas administrativas adjuntas, pero con el propósito de que haga entender a unos y otros.

Un traductor puede trabajar fácilmente en plataformas freelance, ya que la labor puede hacerse por escrito.

En ocasiones, el trabajo le permite viajar: con delegaciones, por parte de la empresa. Pero también puede convertirse en la oportunidad perfecta para especializarse.

Un trabajo de traductor como idea de especialización

En la empresa donde trabajaba, una de mis compañeras era titulada en Inglés. Su cargo era de traductora. Como la empresa era canadiense, se necesitaba alguien que hablara inglés y español. Claro, con título.

Pero, al ser la empresa de ingeniería y construcción, ella empezó a cursar un Grado en Ingeniería. De esa manera, no sólo mejoró su currículo, sino que ascendió de forma directa dentro de la misma empresa, donde ya no era sólo la traductora, sino que era una ingeniera bilingüe.

Importante: la traducción te permitirá encontrar un nicho de mercado sobre el que especializarte después.

#3 – Contador

¿Qué sería del mundo sin los contadores?

Muchos piensan que son amargados; que no tienen trabajo nunca y que al final acaban trabajando como taxistas.

Pero no. No es así.

Basta pasearse por las calles de tu ciudad en los meses de enero y febrero para ver montañas de gente buscando un contador.

Pero, la contaduría no solamente es necesaria para la declaración de impuestos.

Un contador puede trabajar todos los días, e incluso puede ganar hasta 20 salarios mínimos.

¿Qué debe hacer un contador para ser independiente -de verdad-?

La independencia significa: tener el control de todo lo que te concierne. Incluyendo el dinero que necesitas para vivir.

Un contador puede hacer un sinfín de trámites (está avalado para eso). Desde la declaración de impuestos, hasta la aprobación de certificaciones de ingreso.

Servicios que pueden ser prestados desde casa, gracias a internet. Con crearse una página oficial en Facebook, colocar consejos, ideas y demás; ganará reputación y, posiblemente, clientes.

Pero además, debo decirte algo:

Cada nuevo emprendimiento necesita un contador.

Porque alguien deberá llevar las finanzas, y si el emprendedor espera llevarlas por su cuenta, se volverá loco.

Y no podrá trabajar en lo que realmente le necesita.

Pero también…

Cada familia debería ponerse en las manos de un contador.

En Venezuela la educación financiera es pobre, o es nula.

¿Cómo hubieran sido de diferentes las cosas si el 50% de nosotros tuviera a un contador?

Un profesional que mirara las arterias del dinero desde afuera, sin apego emocional.

Que te asesorara o regañara cada vez que el dinero sea el centro de la conversación.

Pero todavía hay tiempo.

Y es precisamente el contador el que debe crear esta necesidad.

Conclusión: los servicios de contaduría son una mina de oro por explorar.

#4 – Asistente virtual

Un asistente virtual es un asistente administrativo de toda la vida; pero ahora en versión 2.0. Es decir: por internet.

Lo mejor de trabajar como asistente virtual es que podrás negociar las horas, conciliar tu trabajo con varios clientes a la vez; y trabajar con personas de todo el mundo.

Para muchos lugares, contratar un asistente virtual de Venezuela significa mucho: se trata de personas muy preparadas, muy creativas; y que no cobran demasiado.

Pero, para el asistente virtual venezolano, trabajar con personas de otras latitudes significa: ganar muchísimo dinero, conocer nuevas formas de trabajo y organización; y liberarse del status quo que nos quieren imponer con trabajos mediopintos.

Lo que necesitas para trabajar como asistente virtual

Una computadora, conexión a internet, un poco de Excel y un poco de Word. Correo, redes sociales, y lo demás dependerá de lo que el cliente necesite.

Los trabajos tendrán que ver con manejar comunicaciones, responder emails de clientes de tu cliente; así como también procesar datos en hojas de Excel o redactar oficios en Word.

Se necesita, además, puntualidad, organización, mucha disciplina y una calidad ortográfica y gramatical de puta madre.

La flexibilidad del trabajo compensa todo.

#5 – Diseñador gráfico

Si hay personas que merecen mi respeto son los diseñadores gráficos.

En todo este tiempo, he trabajado con muchos diseñadores. ¿Por qué les respeto y admiro tanto?

Nunca he visto a dos diseñadores trabajando con un mismo método.

Más bien, se lo tienen que crear por cuenta propia.

Son 90% creatividad y 1.000% ganas de trabajar.

Si te gusta el diseño, la pintura, o las artes plásticas en general, trabajar como diseñador gráfico puede ser lo que quieras.

Si tienes la voluntad, aprender y dominar PhotoShopCorel y hasta software de diseño tridimensional no te será nada difícil.

¿Por qué debería trabajar como diseñador gráfico?

El diseño, al igual que la música, es un lenguaje universal. A veces no necesitarás saber el idioma para trabajar con clientes de Francia, de Estados Unidos o de Brasil.

Con sólo mostrar tus creaciones, las personas buscarán la forma de explicarte o hacerte entender lo que quieren.

Pero, además de eso tienes algo a tu favor: las ganancias.

Un diseñador trabaja por producto entregado. No importa si lo hace en una hora o en 2 días.

Algo que maximiza la productividad, ya que mientras más hagas, más ganas.

¡Ni te imaginas cuánto cuesta un logotipo!

#6 – Diseñador de usabilidad web

Es algo sobre lo que estoy estudiando actualmente, y que recomiendo para cualquiera que quiera trabajar en una carrera que está entre el diseño gráfico y la programación web.

La usabilidad es un concepto que, en pocas palabras, se trata de construir páginas web y aplicaciones que sean fáciles de entender y de usar por los visitantes.

¿Alguna vez has visitado una página web que tiene tantas opciones que lo que provoca es salir corriendo de allí?

Un diseñador de usabilidad web se encarga, precisamente, de evitar que esto ocurra. Es decir, practicar el minimalismo digital.

Un diseñador de usabilidad puede ganar más que un diseñador gráfico, ya que también se especializa en patrones conductuales (psicología de masas).

Nota importante: hay muchos cursos gratuitos o semi-gratuitos en internet sobre el tema. En 4 semanas de full estudio (20 horas semanales), puedes tener todo el conocimiento para ayudar a tus clientes a desarrollar estrategias de usabilidad.

#7 – Alquiler de inmuebles

¿Sabes cuál es el fenómeno social actual más notorio en el país? La emigración.

Pero, contrario a lo que se cree, son pocos los que se han ido a otros países, si los comparamos con los que han migrado dentro de nuestras fronteras.

Los que han cambiado de ciudad, de estado.

Por eso, la idea de alquiler de inmuebles no es más que un aviso obvio.

Sin ánimos de sacarle los ojos a tus inquilinos, es posible generar tanto dinero como se crea posible.

¿Cómo hacer un negocio de alquiler de inmuebles y ganar más?

Sin dudas: con la segmentación.

Es decir: no alquilar para todo mundo. Sino, para un cliente ideal.

En lugar de alquilar a cualquiera que venga, le alquilas las 5 habitaciones que tienes a 5 estudiantes de la misma facultad, a 5 trabajadores freelance, a 5 arquitectos.

El resultado es que luego puedes brindar servicios adicionales, y que sabrás que serán de utilidad.

En el caso de los estudiantes, puedes ofrecer salones de estudio, internet o mesas para estudiar con ordenadores portátiles.

En el caso de los demás ejemplos, puedes aplicar soluciones similares.

Nota importante: el costo de la segmentación en alquiler de inmuebles puede ser hasta 10 veces mayor, pero tus clientes siempre estarán dispuestos a pagarlos sin poner trabas. ¿Por qué? Porque era el servicio que hubiesen soñado encontrar.

#8 – Compra de inmuebles – lotes de terreno

Esta idea de negocio está íntimamente relacionada a la anterior. Pero, a diferencia de la idea de negocio de alquiler, en este caso debemos hablar del aparcamiento.

Es decir, comprar y mantener.

Aunque el fenómeno del aparcamiento en el país (es decir, mantener un inmueble o un terreno sin usar) trae como consecuencia la populista medida de la expropiación; la solución es mantener este activo en producción.

Importante: no tiene que ser una producción excesiva, porque la idea principal es dañar mínimamente al terreno o al inmueble.

¿Cómo ganarás dinero con esta idea de negocio?

Tan fácil como viendo pasar el tiempo. En los países con inflación superior al 20%, comprar terrenos e inmuebles te asegura que, pese a la lógica de la depreciaciónel precio de estos activos aumentará exponencialmente y de acuerdo a la inflación.

En el caso de Venezuela, donde la inflación es superior a 1.000% y donde lo que visualizamos al corto plazo no nos permite dilucidar un escenario diferente, la lógica indicaría que comprar un activo de este tipo hoy, y mantenerlo por 10 años, es una inversión excelente por donde lo mires.

¿Qué es lo que debes considerar?

Por norma general, no todos tenemos en el bolsillo lo que necesitamos para comprar un terreno o un inmueble. Pero, sí podemos tener para reunir los requisitos de un crédito hipotecario.

Y de nuevo entra el concepto de la inflación.

Si lo que hoy cuesta 10, en un año costará 100, y en 5 años costará más de 1 millón (si las cosas no cambian), tendrás rentabilidad asegurada. O al menos no perderás ni 1% de poder adquisitivo.

En cambio, el préstamo hipotecario cada vez se irá haciendo más barato, porque perderás poder adquisitivo. Por lo que si en el inicio pagabas una cuota mensual de 100; a finales de año pagarás 100 o más, pero su valor real será 10 veces menor.

#9 – Mercado de la agricultura

Todos los días tenemos la necesidad de comer.

Con la frase anterior no he descubierto América. Pero tengo razón.

La agricultura -bien gestionada- es otra mina de oro por descubrir.

Importante: para realizar inversiones en la agricultura, deberás tener un permiso por el Ministerio de Hacienda. Por lo demás, deberás ajustar la gestión del trabajo en lo financiero y en lo que concierne al tiempo.

Cuando vemos a un agricultor que no ha sabido rentabilizar su negocio, sabemos que se trata de una persona con todos los conocimientos técnicos para su trabajo; pero con poca preparación en educación financiera.

¿Resultado? Excelentes cultivos. Cero rentabilidad.

El dinero desaparece antes de que pueda verlo.

En contraposición, tenemos a los echones de toda la vida que creen que el dinero garantiza cultivos de calidad.

En este caso, cuentan con educación financiera; pero no saben ni una papa (nunca mejor dicho) de los conocimientos técnicos de cultivo.

¿Resultado? Cultivos con sabor a quinta república. Rentabilidad alta al principio, y si acaso.

Pero lo vuelvo a decir: la agricultura es una mina de oro por descubrir. Sobre todo en este país que tiene más de la mitad de su geografía apta para este negocio.

#10 – Confección de ropa

Si has llegado hasta aquí, significa que te interesa la cuestión. ¡Lo sabía! ¡Lo vi en tus ojos!

Por eso, me haría mucha gracia que compartieras este contenido en tus redes sociales. Abajo están los botones.

Hemos llegado a la idea número 10. Es decir, la última de las primeras. Tú me entendiste.

Nos ponemos en contexto.

Estamos en un ecosistema social en donde lo que hoy cuesta 1, mañana cuesta 2, y pasados tres días cuesta 20. ¡Y nada puedes hacer!

Son los precios. Los aceptas. O te mueres de pena y dolor.

En ese contexto extraño, difuso y cambiante a rabiar, el negocio de la confección de ropa es uno de los que más me gustan.

Más que un trabajo, es un arte. Es una especie de diseño de modas adaptado a una realidad social.

¿Cómo rentabilidad esta idea de negocio?

Para rentabilizar, necesitas clientes. O potenciales clientes.

Puedes mirar en las vidrieras para darte cuenta de que muchísima gente no podrá pagar por ropas de marcas. Como si la marca hiciera ver tu cara horrible un poco mejor.

Sí, como no.

Tienes como ventaja una cosa: internet.

Te creas una página sencilla, muy fácil de navegar; o algunos perfiles en redes.

Realizas tus primeros servicios para personas cercanas. Le tomas mil quinientas fotografías a tus prendas.

Las subes a tus perfiles o a tu web.

Y comienzas a trabajar para que tu negocio sea conocido.

Hoy, donde todo el dinero y el comercio se mueven por lo digital, nadie verá extraño comprar ropa por allí.

Y si es a alguien de su misma ciudad, o estado, o país; créeme que le hará mejor gracia.

Importante: deberás ajustar los precios a la realidad económica. Los proveedores subirán sus precios porque necesitan protegerse de la inversión. Por eso, debes olvidarte de la mercancía a crédito (a menos que sea para ti), y cobrar todo de una vez. Eres una tienda, y ya. De otra manera, siempre perderás dinero.

Consejo adicional: en Venezuela hay servicios de courier que ofrecen el servicio de contra-reembolso. Es decir, el cliente paga cuando recibe el producto. Todo asegurado por la empresa de envíos.

De esa forma, conseguirás ganar reputación y confianza con tus primeros clientes.

Ya luego podrás cobrar por adelantado, y nadie pondrá un pero.

Y hemos terminado por las primeras 10 ideas.

Pero no sé por qué (quizás soy nieto tercero de Nostradamus), creo que estabas esperando las últimas 2. Las que comienzan ahora.

Anda por un café. Y vente a leer.

Trae una libreta.

O mejor: al final de esta publicación hay enlaces para que puedas enviarlo a tu correo, o imprimirlo directamente.

Bueno, empezamos con las ideas totalmente explicadas para que las inicies hoy mismo y mañana me cuentes cómo te ha ido.

 

#10+1 – Escritor freelance

También llamado redactor freelance. Es así como comencé, y donde me especialicé. Hoy ya tengo más de 5 años de trabajo a cuestas, y no me arrepiento de la decisión que tomé de trabajar de forma independiente y de ponerle valor a mis palabras.

Si quieres trabajar como escritor freelance, esto es lo que debes hacer.

Paso 1: Establecer precios mínimos y máximos

Si me hubiesen dicho esto antes de comenzar a trabajar como escritor, te juro que estuviera mucho mejor. Aunque no me quejo, la verdad.

Antes de empezar a buscar trabajo, debes saber cuáles son tus gastos, y cuáles son tus gustos. Debes ganar lo suficiente para cumplir total o parcialmente estos gastos.

Si ganas menos, debes subir el precio -y aumentar la calidad-. Si ganarás más de lo que gastas, estarás por buen camino.

La norma general para los que comienzan es aceptar trabajos de al menos 1 dólar por 250 palabras. Conforme crezca el volumen de trabajo y demuestres tu calidad en el oficio, podrás aumentar paulatinamente los precios.

Yo hago una revisión de precios de por lo menos 2 veces por año. Y mal no me va.

Paso 2: Darte de alta en las principales plataformas de trabajo freelance

Cuando yo empecé, habían 3 o 4 plataformas en español. Muchas de ellas ya no existen.

Recomendaciones: TrabajoFreelance, Workana, Infojobs y hasta Vivilia pueden ser opciones ideales.

También puedes probar en foros (ForoBeta, Foro20), donde puedes ofrecer tus servicios. Claro está que siempre debes desconfiar de usuarios con mala reputación o sin reputación.

Explica que quieres trabajar, oferta tu servicio, y deja en claro que trabajarás con personas con alta reputación y trayectoria, por lo que no deberías tener problemas para el pago.

Paso 3: Comenzar a enviar propuestas

En el caso de que decidas trabajar en plataformas de freelancers, necesitarás buscar proyectos (ofertas de empleo) y enviar las propuestas.

Envía una por proyecto, y no envíes a todos el mismo palabreo. Personaliza tu propuesta de acuerdo a lo que el cliente está solicitando.

Envía pocas, pero envía las mejores.

De esa forma te aseguras un cliente, y empezar a trabajar.

Nota: nada es más gratificante que redactar tu primera hoja tipo carta para el primer cliente.

En el caso de que trabajes en un foro, necesitarás llegar a un mínimo de mensajes para poder entrar como prestador de servicios.

En ese caso, intenta pulirte de información relacionada con tu “nuevo” trabajo. Además, aporta opiniones, abre hilos para comentar tus dudas, y así llegarás al mínimo de mensajes para luego publicar tu propuesta.

Sé original. Siempre. Pero, más que nada, sé tú mismo.

Paso 4: Abrir una cuenta para recibir los pagos

Necesitarás abrir una cuenta en dólares para recibir los pagos. No te asustes, no necesitarás viajar a Estados Unidos.

Puedes abrir una cuenta en PayPal, en Skrill o en Neteller. Las he colocado en orden de importancia.

Así podrás recibir tus ganancias como escritor freelance, y, además, podrás comprar en tiendas como Amazon, eBay, Walmart, pero también podrás cambiarlos a moneda local y hacer el mercado.

Paso 5: Trabajar, y trabajar, y trabajar

El paso 5 es el único que no puedes olvidar.

Todos los días habrá que trabajar. Debes crear un calendario mensual para que sepas qué días trabajas, cuáles días te vas y te olvidas del mundo, y cómo distribuirás tus jornadas.

Cada cual encontrará su método. Yo, por ejemplo, funciono mejor a altas horas de la noche y en la madrugada (cuando ni los gatos ronrronean)

Lo importante es que maximices la productividad y sigas aportando la misma calidad a tus clientes.

¿Copiado?

Nota: si tienes dudas para comenzar, escríbeme por la sección de Contacto o en los comentarios de este artículo. Te ayudaré de corazón. ¡Hasta con dibujitos!

#10+2 – Community Manager

El trabajo consiste en ser un administrador de comunidades, por su traducción literal. Es un trabajo íntimamente ligado a las redes sociales, ya que es el hábitat natural de las comunidades digitales.

Si un joven me comentara que quiere trabajar, sería la primera opción que le daría. ¿Por qué? Porque conocen a las redes sociales más que a la palma de su mano.

Paso 1: Entiende de qué trata el trabajo

No es lo mismo administrar las comunidades de una tienda de ropa local, que sólo tiene una cuenta de Instagram, que ser el community manager de Pfizer, una farmacéutica de escala global y que tiene que responder comentarios y dudas de miles de usuarios, todos los días.

El trabajo es publicar contenido en las redes sociales sobre todo lo que tenga que ver con la marca.

Se necesita mucha creatividad y demasiada buena ortografía.

Pero, además, debe estar preparado técnicamente para vigilar las tendencias, encontrar ruptura de la conducta de las masas, y aprovecharse de todo esto para posicionar sus contenidos y su marca de la mejor manera.

No es sólo publicar 1.000 fotos por año. Sino que cada foto debe perseguir un objetivo (ventas, dudas de sus clientes, suscripciones,…).

Paso 2: Haz de las redes sociales tu hogar digital

Una vez que tengas clarísimo de qué va el trabajo, debes empaparte de todo lo que rodea a las redes sociales.

Twitter y Facebook tienen lenguajes muy diferentes. Instagram y Pinterest igual. Define cómo abordar cada red social. Define cuál es el lector o usuario ideal en cada red social.

Conoce las redes tanto como puedas, porque de ese conocimiento se desprenderá tu gestión del tercer paso.

Paso 3: Comienza a buscar trabajo

Una vez que conoces los trabajos de un community manager, y conoces el lenguaje de cada red social, estás listo y preparado para buscar clientes.

Cada día, en todas estas plataformas que mencioné, se buscan personas para llevar las riendas de las redes sociales de una empresa.

Empieza por empresas pequeñas o medianas. Plantea tu propuesta. Negocia los objetivos. Y prepara tu arsenal de trabajo (paso 4).

Paso 4: Busca lo que necesites para trabajar mejor

Si intentas hacer todo de forma manual, acabarás agotado y sin avances.

Por eso, lo mejor es utilizar herramientas.

Puedes usar IFTTT para programar las redes sociales.

De esa forma, cuando publiques algo en Instagram se publicará automáticamente en Twitter y en Facebook. Del mismo modo para las mismas plataformas.

Todo eso lo programas una vez, y listo. Y siempre podrás modificarlo.

También puedes usar plataformas como Hootsuite, que permiten gestionar todas las redes sociales desde una misma ventana.

Así, puedes chatear con usuarios de Twitter, Facebook, Youtube o Instagram desde una sola ventana de chat.

Si eso no es ahorro de tiempo, entonces no sé qué lo sea.

Paso 5: No olvides tu marca personal

¿Y para qué necesitarías ahorrar tiempo si tu trabajo es cool?, puedes estar pensando.

Pues, lo necesitas para seguir empapando tu cerebro de sabiduría. Y para construir tu marca personal.

Un Community Manager, como todo freelance, es una empresa con piernas.

Por eso, debe velar por su carrera profesional. Por apuntar siempre a objetivos más altos.

Para eso debe hacerse conocido. Crearse un blog. Administrar sus propios perfiles.

Nota: si quieres empezar y todavía tienes dudas, déjame un comentario o contáctame. Te ayudaré muerto de ganas.

Si has llegado hasta aquí, tienes unas cuantas ideas sobre las que comenzar a trabajar desde ya.

No podemos negar lo difícil de las situaciones actuales.

Pero tampoco puedes quedarte de brazos cruzados. No hace más que empeorar la situación.

Anímate. Inicia hoy. Si tienes dudas, comenta abajo. Si quieres compartirlo con alguien, utiliza los botones oficiales.

¡Nos estamos viendo!

Lo que deberías leer:

Compartir: